Pura Tanah Lot

Bali: Pura Tanah Lot

Es el segundo día, disfrutamos de la privacidad de nuestra villa toda la mañana, pedimos tanto el desayuno como el almuerzo para la habitación, un excelente servicio, y muy buena comida. Aprovechando el tiempo tambien para organizar nuestra primera escurcion en bali al templo mas fotografiado de la isla; Pura Tanah Lot o Templo Tanah Lot

Bien descansados y adaptados al horario balines, nos dispusimos a tomar nuestra primera excursión, La cual ya habíamos pactado con un guía local . En el camino, podemos apreciar un poco de la cultura local, al darnos cuenta que prácticamente toda casa, cuenta con un pequeño emplo privado; que nos comenta nuestro guia, son levantados para honrar a sus espíritus personales.

Al llegar al templo sagrado de Tanah Lot, observamos que ha sido erguido sobre un islote accesible solo durante la marea baja. Una placa nos informa que forma parte del patrimonio cultural de la  isla declarado por la UNESCO en 2012. Debajo del islote, una gruta con un manantial natural de agua dulce, considerado sagrado. Por una donación se nos permite acceder a la gruta y el manantial para lavarnos las manos y la cara 3 veces para purifucarnos; Luego nos practican un bautismo balines, rocian agua sobre nosotros con unas varillas de bambú, colocan en nuestra frente granos de arroz blanco y en la oreja la flor nacional de la isla, el frangi pangi.

Una buena idea para visitar el lugar evitando las aglomeraciones de gente que se pueden formar; (no olvidemos que se trata de un sitio que forma parte de Sistema Subak como una manifestación de la filosofía Tri Hita Karana, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO); es quedándose en algún hotel de la zona, de manera que puedan ser de los primeros en entrar cuando se abran las puertas al publico.  Pero si las aglomeraciones de gente no te molestan y buscas una de esas fotos espectaculares, el atardecer es el mejor momento; a unos 300 metros al norte podemos encontrar otro templo, llamado Pura Batu Bolong. Este templo fue erguido sobre un morro natural que se adentra en el mar lo suficiente para que con el pasar de los siglos, las olas erosionaran un arco natural en él. 

Durante el atardecer, se puede apreciar el sol cayendo sobre el templo, reflejado en las aguas que se encuentran justo detrás del arco. Cuando esto pasa, da la impresión que se trata de una puerta hacia otro mundo.

El mejor punto para tomar esta foto, es la playa que se encuentra justo frente al templo, ya que desde abajo se obtiene el mejor ángulo.  Nuestro guía nos cuenta que usualmente se podía acceder caminando hasta el pequeño templo; pero ahora el puente sobre el arco se encuentra cerrado debido a que en una ocasión, un turista imprudente cayo al mar, obligando a las autoridades a tomar medidas de seguridad. 

Esperamos el atardecer por 1 hora mas o menos, ya que llegamos un poco mas temprano de lo esperado. Fue bueno ya que pudimos elegir un buen lugar para esperar el atardecer. Mientras esperamos, pudimos disfrutar de una rica ensalada de frutas tropicales aliñada con chiles dulces y picantes, y una refrescante cerveza Bingtang, la marca nacional mas difundida en Indonesia.

Tanto al entrar como al salir del complejo nos encontramos un amplio mercado lleno de todo tipo de artesanías locales y souvenires; se trata de un buen lugar para poner a prueba tus habilidades de negociación, ya que al ser turista, dan un precio inflado; pero al haber tanta oferta alrededor la competencia se puede volver tenaz si ven que realmente quieres comprar y los precios bajan rápidamente. Como regla general, y especialmente en Asia, nunca te quedes con el primer precio que te den; de hecho, generalmente le pierden el respeto a quien no negocia.

Después, vamos de vuelta al hotel, ya que aparentemente, toda la actividad de la zona cesa después del atardecer, a las 7 de la tarde. Cuando todos los turistas regresan a sus respectivos hoteles, y los comercios y restaurantes cierran ante la falta de clientela. El trafico fuerte de la isla nos permitió llegar a nuestra villa antes de las 10 de la noche. Para cenar, elegimos uno de los restaurantes situados a pie de playa frente al hotel; todavía no habíamos tenido oportunidad de probar este, y ambos decidimos pedir el fettuccini de langosta, que supero ampliamente nuestras expectativas. Acompañamos la cena con un par de botellas de cidra artesanal que tenían en promoción.

Al pagar la cuenta, notamos en la oscuridad a un hombre alumbrando lo que pensamos que era una piedra con su teléfono celular; para nuestra sorpresa, la piedra se movió por sus propios medios, encaminándose hacia el mar. Corrimos al lugar para averiguar de que se trataba, y nos encontramos con una Tortuga Laúd! Esta es la especie mas grande de tortugas marinas, pueden alcanzar hasta 2 metros de longitud; pero este ejemplar era mas bien pequeño, no llegaba al metro de largo.

Llegamos justo a tiempo para verla desaparecer entre las olas, después de haber desovado en la playa; podíamos ver claramente las huellas en la arena indicándonos por donde salió, el sitio que escogió para el nido, y su ruta de salida. El punto donde se encontraba el nido estaba bastante cerca de los restaurantes de la zona, por lo que tomamos su ubicación para transmitirla a una sociedad protectora, que al día siguiente apareció para rescatar los huevos. Lamentablemente no nos encontrábamos en el hotel cuando llegaron a retirarlos, pero el personal de recepción nos aseguro, que se llevaron todos los huevos para asegurarse que todos gestaran y además nos dejaron una tarjeta de la directora del centro, que nos agradeció muchísimo la información para efectuar el rescate. Fue una experiencia extraordinaria que nunca pensamos que viviríamos.

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , ,
Previous Post Next Post

Deja un comentario